Poncho y ruana rosados en Italia: ¡Monstruos!

Con 14 corredores en el Giro, Colombia tuvo la mejor presentación ciclística en el ámbito internacional, en la segunda carrera más importante del mundo después del Tour de Francia. Las vidas de Nairo Quintana y Rigoberto Urán tuvieron recorridos diferentes pero ambas llegaron al triunfo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Juan Carlos Hurtado F.

Hace años, cuando Nairo Quintana de madrugada montaba en su bicicleta -con un morral en la espalda- para pedalear más de 40 kilómetros desde su casa en Cómbita hasta Duitama o Sogamoso en Boyacá, e inmediatamente iniciar una competencia, ya sabía que sus esfuerzos no serían en vano. Lo hacía porque -a diferencia del resto de competidores- no contaba con los recursos económicos ni el patrocinio para desplazarse.

De manera distinta al boyacense, Rigoberto Urán entrenaba motivado por el gran amor que sentía por su padre quien le insistía para que salieran a montar en tramos que iban de Urrao a municipios como Betulia y Concordia, en Antioquia. Tal vez no veía en el ciclismo su futuro. Dicen que le aburría pedalear. Era su progenitor quien le veía condiciones para esta exigente disciplina deportiva.

La vida de estos dos corredores, como la de muchos grandes deportistas colombianos, está marcada por la violencia, la pobreza y el abandono estatal; circunstancias que forjaron espíritus fuertes y voluntades indoblegables. Y fueron esas condiciones sumadas a sus fortalezas físicas las que les han permitido que sus nombres estén en las páginas que la historia reserva para los grandes del ciclismo mundial.

Catorce guerreros

El 1-2 en el pasado Giro de Italia es solo una muestra de lo que pueden hacer; pues Nairo también obtuvo el segundo lugar en el Tour de Francia de 2013 y Rigoberto la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.

En Italia ambos lucieron la camiseta rosada que identifica al líder pero fue el boyacense quien logró mantenerla hasta el final de una carrera de 21 etapas donde participaron 22 equipos, con 198 corredores de los cuales 14 eran colombianos. Fueron casi 3.500 kilómetros en los que Nairo gastó 88 horas 14 minutos y 32 segundos, y Rigoberto dos minutos y 58 segundos más.

Además, el joven antioqueño Julián Arredondo se coronó como el rey de la montaña corriendo por el Trek Factory Racing de Estados Unidos. La camiseta azul que identifica al líder de esta especialidad la había adquirido desde la octava etapa y la sostuvo hasta el final marcando la diferencia en días de alta montaña con pendientes de hasta 14%, es decir, ascendían 14 metros por cada 100 metros recorridos. También ganó un trayecto.

Rigoberto Urán compitió por el equipo belga Omega Pharma, Nairo Quintana por el Movistar de España, Sebastián Henao por el Sky de Gran Bretaña, Winner Anacona por el Lampre de Italia y otros nueve guerreros colombianos que asistieron con el Colombia Team: Fabio Duarte, Rodolfo Torres, Edwin Ávila, Robinson Chalapud, Leonardo Duque, Járlinson Pantano, Carlos Quintero, Jeffry Romero y Miguel Ángel Rubiano.

Caminos distintos

Hace años, en alguna ocasión Nairo ganó una clásica en Duitama pero los técnicos y acompañantes de los clubes de más trayectoria o reconocimiento no aceptaban que ese menudito y desconocido muchacho les hubiera ganado en esa forma a sus experimentados corredores. Refiriéndose a Nairo con términos desobligantes, alegaban que algo indebido había tenido que hacer para ganar: que había recortado camino, se había colgado de un carro o que una moto lo había remolcado. Que esa ventaja no era posible.

Mientras tanto, Rigoberto ya se preparaba en Europa y competía en pruebas que le permitían mostrar sus capacidades. Los accidentes hacen parte de su acumulada experiencia pues ha sufrido caídas que le han dejado fracturas de clavícula, codos, cúbito, delicadas cirugías y recomendaciones médicas para que no vuelva a correr. Meses después está nuevamente entrenando, tal vez por cumplir con la promesa que hizo en el ataúd de su padre asesinado por paramilitares: Pedalear hasta el fin del mundo.

La primera vez que Nairo Quintana estuvo en Europa fue con el equipo “Boyacá es para Vivirla” en el año 2009, cuando participó en carreras de segundo nivel y pudo mostrar sus habilidades como escalador. Luego con “Colombia es Pasión” ganó el Tour de l’Avenir en Francia en 2010 y fue contratado por Movistar con quien corrió en 2012 como gregario de Alejandro Valverde donde también se destacó subiendo.

Sus actuales triunfos también se deben a que corren en equipos europeos que cuentan con mayores recursos técnicos, médicos, científicos y de asistencia para su preparación; a diferencia de años anteriores los corredores se iban apenas unas semanas antes para Europa a correr un tour donde el cambio de horario, de alimentación, de clima y los ritmos diferentes los afectaban.

Por ejemplo, Nairo tiene una bicicleta hecha con base en todas las medidas de su cuerpo, por lo que el pasado año el corredor aseguró que se veían los resultados de la aplicación de la tecnología.

Las diferencias

Según entendidos, Rigoberto Urán es un corredor más completo, es bueno en las contrarreloj, sube bien -aunque no como Nairo-. En las contrarreloj puede mantener un ritmo de 53 o 54 Km/h mientras Nairo por su contextura física solo puede hacerlo a 50 o 51.

Muchos corredores son producto de procesos, como Rigoberto que lleva ocho años viviendo en Europa. Y son muy pocos los que nacen con las condiciones de Nairo quien es considerado un fenómeno por ser un superescalador. Aunque le falta trabajo se adapta a la contrarreloj, sabe ubicarse en el grupo y baja bien. Nació con características que otros alcanzan luego de mucha preparación y entrenamiento.

Estos dos fenomenales pedalistas seguirán dando triunfos en el exterior y poniendo puntos muy altos para las futuras generaciones. Pero también ayudando a niños y jóvenes que en sus municipios sueñan con seguir sus pedalazos. Nairo regala bicicletas para que niños puedan ir a estudiar y entrenar, y Rigoberto tiene una escuela de ciclismo en Urrao que provee con indumentaria que trae de Europa. Labores que deberían ser responsabilidades del Estado si este fuera democrático y tuviera el deporte como una de sus políticas.

Semanario Voz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s