¿Sigue siendo China el “Reino de las bicicletas”?

En los años 80 del siglo pasado, el 63% de los habitantes de Beijing se trasladaban en bicicletas a todas partes, de ahí que China ganara el mote de “Reino de las bicicletas” en todo el mundo. Sin embargo, desde finales de los 90, esta cifra empezó a descender, hasta llegar al 18% de la actualidad.

Según se amplía la zona urbana de Beijing, y, por consiguiente, aumentan las distancias en la misma, así disminuye notablemente la proporción de sus habitantes que acuden a los ciclos

Lo que solía ser un viaje protector del entorno ecológico encuentra cada vez más obstáculos, como son la escasez de aparcamientos, la congestión de las vías dedicadas a las bicicletas, o la intrusión constante de los automotores en ellas, todo lo cual socava la seguridad del desplazamiento sobre dos ruedas. ¿ Qué hacer entonces?

Según Ren Wuyang, subdirector del Centro de Investigaciones de Transportes Civiles, del Instituto de Investigaciones Científicas del Ministerio de Transporte, antes de exhortar a la ciudadanía a usar la bicicleta, el Gobierno debe tomar plena conciencia del papel que desempeña este tipo de vehículo en el transporte urbano.

La bicicleta constituye una parte importante del transporte civil, para desplazamientos que suelen variar de medio a 8 kilómetros. Al mismo tiempo, es un medio importante para resolver el problema que encaran los ciudadanos con el denominado “tramo del último kilómetro”. La bicicleta es un medio de traslación urbana de desarrollo sostenible para el transporte urbano de pasajeros, caracterizada por su baja contaminación, ahorro de energía, poco consumo de recursos, baja tasa de accidentes y poca carga económica.

El aparcamiento de bicicletas es una parte de la infraestructura del transporte, la cual se complementa mutuamente con la planificación y la preservación de las rutas para ciclos. Por otra parte, la construcción de aparcamientos, cobertizos y sendas privativas es insignificante, y su escasez afecta en alto grado la declarada conveniencia de usar la bicicleta, lo que reduce su superioridad ante otros medios de transporte.

Según Wu, después del acelerado desarrollo de sus respectivas industrias automotrices, los países desarrollados han ido ganando en conciencia sobre la importancia del uso de la bicicleta para la salud, la conservación del medio ambiente y el ahorro de energía, entre otros factores. En muchas ciudades, como Copenhague, Amsterdam, y Estocolmo, el transporte en bicicleta ha sido incluido en la planificación física urbana y de sus respectivas redes de transporte.

En los últimos años, muchas metrópolis de nivel internacional se han empeñado en mejorar el ambiente para el uso de bicicletas, para lo cual han construido pistas especiales para estos medios, han mejorado los sitios de estacionamiento y colocado señales de tráfico para las mismas, e incluso han dotado a los aparcamientos de cuarto de baño para uso de los empleados. Todas estas medidas suponen un impulso a la utilización continuada de un medio de transporte de probada utilidad, que beneficia tanto al individuo como a la sociedad en general.

Fuente: Pueblo en Línea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s